Torre de control del aeropuerto de El Prat de Barcelona

La huelga de los controladores aéreos se ha notado en mayor medida en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

La primera jornada de paros parciales convocada por el sindicato de controladores aéreos USCA, que ha tenido lugar este sábado 26 de septiembre y que será continuada con nuevos paros el próximo 3 de octubre, ha tenido una repercusión muy diferente según cada una de las partes afectadas.

Así, mientras que desde el sindicato afirman que la huelga ha causado el 37% de las demoras de los aeropuertos españoles, desde Enaire aseguran que la situación ha sido de normalidad en los aeropuertos, salvo en las instalaciones de Barcelona-El Prat.

Del mismo modo, desde el gestor de navegación aérea afirman que el 90% de los vuelos han llegado en hora, «sin incidencias relevantes» y registrándose sólo «pequeñas demoras» en Barcelona. Por contra, desde el sindicato aseguran que la puntualidad media de Iberia, que suele ser del 100%, ha sido este sábado del 70%. 

Junto a Barcelona, el paro también ha sido significativo en Palma de Mallorca y Sevilla, si bien no se ha cancelado ningún vuelo.

Servicio mínimos

La huelga de este sábado, con paros entre las 6.00 y las 18.00 horas, ha contado con unos servicios mínimos establecidos por el Ministerio de Fomento en el 80%, que se han cumplido escrupulosamente pese a ser «abusivos y muy superiores a los que se fijan en Europa para conflictos similares», según señalan desde USCA.

Ahora, para el sindicato, «la pelota está en el tejado de Enaire», que tiene que «mover ficha» para evitar la nueva jornada de paro de 12 horas convocada para el 3 de octubre.

Aunque desde USCA han acusado a Enaire de «falta de voluntad negociadora», desde la entidad pública han insistido en su intento de acercamiento, asegurando que la empresa está abierta al diálogo «en cualquier momento» para alcanzar una solución al conflicto que se prolonga desde junio.