Valencia desarrolla un proyecto de ‘smart city’ que permitirá convertir en inteligentes más de 1.000 plazas de aparcamiento de la ciudad gracias a sensores que posibilitarán geolocalizar estas plazas y conocer su disponibilidad en tiempo real.

En total se instalarán estos dispositivos en 695 plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida, 329 plazas de carga y descarga, el 16% del total, y 36 plazas de taxi.

Este mismo verano se han instalado sensores en 65 plazas de las diversas categorías repartidas por toda la ciudad para poder iniciar las pruebas técnicas imprescindibles, con lo que la puesta en marcha completa del sistema de aparcamiento inteligente, con 1.060 plazas iniciales, está prevista para el primer trimestre de 2021.

El sistema permitirá también reducir emisiones de emisiones contaminantes y recortar el tiempo de búsqueda de plaza por parte de los usuarios, algo de gran importancia en un segmento como el del reparto urbano de mercancías, que trabaja a gran velocidad.

Los sensores que ya han empezado a instalar IDOM y Wellness Telecom en las 1.060 plazas totales que van a ser monitorizadas no necesitan ninguna canalización ni cableado, únicamente un orifico en el asfalto en el que se ubicará el sensor que integra la batería —con una durabilidad de cinco años— y la tarjeta de comunicación,  que detectan el vehículo por su campo magnético.

Además, la tecnología de comunicación que se utiliza es la denominada tecnología Narrow Band-IOT para el internet de las cosas.