AP-7 autopista pejae privatización seittsa

En la región de Murcia, creen que «el PSOE quiere que el peaje de la AP-7 lo paguen sólo los murcianos«.

La Autopista del Mediterráneo, AP-7, tendría que quedar totalmente liberada de concesiones en el año 2021, según la hoja de ruta del Ministerio de Fomento, aunque en el caso del tramo entre Tarragona y Alicante finaliza en 2019.

Esto permitiría desatascar otras vías alternativas, totalmente saturadas por el paso de vehículos, lo que está aumentando peligrosamente los índices de siniestralidad. Sin embargo, desde el Gobierno han comenzado a sembrar las dudas sobre la posible gratuidad de la vía para todos los usuarios.

Su propuesta pasa ahora por la creación de una subcomisión en el Congreso de los Diputados para estudiar el modelo de financiación de toda la red de carreteras y buscar soluciones a las autopistas cuyas concesiones finalizan próximamente.

Desde la Generalitat Valenciana, aseguran que están dispuestos a participar en un debate de este tipo, pero insisten en que es preciso aumentar las conexiones de la AP-7 para mejorar la accesibilidad de los ciudadanos.

Recientemente, el Congreso ha aprobado una moción en la que se insta al Ejecutivo a no realizar nuevos trámites que permitan la prórroga de la gestión de esta carretera en el tramo entre Tarragona y Alicante y a que no se aplique ningún canon o peaje blando.

También se bonificará el 50% del importe de peaje a los vehículos pesados y se eximirá del pago a los vehículos ligeros en la Comunidad Valenciana, como ya ocurre en Cataluña.

No obstante, desde la administración valenciana, creen que la vía ha de ser gratuita para todos los que la utilizan y es lo que seguirán exigiendo al Gobierno central, una petición a la que se suma la región de Murcia, preocupada porque «el PSOE quiere que el peaje de la AP-7 lo paguen sólo los murcianos«.