En septiembre de 2015, entrará en funcionamiento una nueva ‘autopista ferroviaria’ que conectará el puerto de Calais con la terminal de Le Boulou en Perpignan, un recorrido de 1.400 kilómetros hacia el sur. Con ella, se espera que se fomente la intermodalidad en el transporte de mercancías entre el Reino Unido, la región Nord-Pas de Calais y el noreste de España.

El servicio será operado por Viia, que ya ha realizado un pedido de 105 vagones, especialmente diseñados para transportar semirremolques, mientras que la Cámara de Comercio e Industria de Côte d’Opale, al norte de Francia, la titular del puerto de Calais, será la responsable de la construcción de las instalaciones ferroviarias que se necesiten en la terminal.

La idea inicial es realizar dos salidas al día con con 40 remolques por servicio, con una previsión de 37.000  semirremolques transportados el primer año, aunque el objetivo es transportar 55.000 de media al año.

Esta autopista, que introduce la posibilidad de la intermodalidad en los servicios del puerto de Calais, está dentro de un plan que la autoridad portuaria francesa está llevando a cabo hasta 2015, y cuyo objetivo más destacado es la ampliación de capacidad del puerto.

Para ello, Calais está estudiando la posibilidad de construir un nuevo parque logístico en un sitio próximo a la autopista A16. De esta forma, el centro estaría a cinco minutos en coche del puerto y estaría conectado a las principales carreteras en dirección al este, oeste y sur.

El plan incluye la construcción de dos edificios de 50.000 m² de almacén, con vía férrea entre ellos, y diseñados para el cross-docking. Además, el puerto buscará desarrollar otra ‘autopista ferroviaria’ entre Calais y Alemania.