La Comisión Australiana de Competencia y del Consumidor ha aprobado la alianza entre las aerolíneas del emirato de Dubái Emirates y la australiana QantasLa autorización ha sido concedida con una condición relacionada con los vuelos entre Australia y Nueva Zelanda. Así, las dos compañías deben mantener su actual número de vuelos semanales a través del Tasman. 

Además, la certificación ha sido expedida por cinco años, hasta marzo de 2018 y no a los 10 años las aerolíneas habían solicitado.

Desde la Comisión consideran que la alianza es probable que resulte beneficiosa para el público debido a los mejores productos y servicios, así como la eficiencia operativa. Esta unión ofrecerá a los clientes un mayor acceso a un gran número de frecuencias y destinos existentes bajo un código de línea aérea individual, lo que mejorará la conectividad, la programación y el acceso a los programas de cada socio.

Bajo esta alianza Qantas cambia su hub para los vuelos con destino a Europa de Singapur a Dubai. Así los pasajeros en Dubai será capaz de conectar con los vuelos de Emirates, que prestan servicios directos a 65 destinos en Europa, África del Norte y Oriente Medio.

De este modo, ambos grupos podrán coordinar el mantenimiento y la formación de la tripulación, así como la combinación de su poder adquisitivo en la compra de bienes como combustible.

Mediante esta alianza de la compañía australiana con su homóloga de Dubái, Qantas busca reducir las pérdidas en sus operaciones internacionales. Cabe destacar que la compañía anunció el verano pasado por primera vez desde su privatización en 1995 pérdidas que ascendieron a 197 millones de euros.

La aerolínea ha lamentado que Competencia no haya aceptado que la alianza fuera necesaria para garantizar la viabilidad de la compañía que está en un situación de “declive” y que es “incapaz de competir con eficacia o de operar de manera rentable sin la alianza”