La dirección de Volkswagen Navarra y los representantes de los trabajadores de la planta han aprobado un cambio sustancial de las condiciones de trabajo, la modificación de los turnos de trabajo establecidos en el calendario general de la empresa para llevar a cabo el regreso gradual a la actividad productiva el 27 de abril.

Además, la dirección de la empresa ha detallado las medidas de protección que seguirán los trabajadores en la fábrica para garantizar su seguridad y el cuidado de su salud.

Así pues, se van a organizar dos turnos alternos de trabajo, de tal manera que los primeros cuatro días de trabajo se trabajará a un único turno de mañana, con el fin de facilitar la adaptación de los trabajadores a las nuevas condiciones de trabajo.

El miércoles 29 se reserva como jornada sin producción que se destinará a analizar el funcionamiento de los dos primeros días y para introducir, en el caso de ser necesarias, medidas de mejora en los procedimientos implementados.

Tras esta primera fase, desde el martes, 5 de mayo, se ampliarán las labores a dos turnos de mañana y tarde, con una hora entre ambos turnos para facilitar la entrada y la salida de trabajadores, así como la limpieza de instalaciones y espacios de trabajo.

De igual modo, se han establecido una serie de medidas de protección que incluyen la entrega semanal de mascarillas y guantes a los trabajadores, controles de temperatura corporal, la instalación de puestos de hidrogel y desinfectante, así como un refuerzo de la limpieza y desinfección, tanto en frecuencia como en intensidad, entre otros aspectos.