El Grupo Volkswagen ya ha empezado a operar con su primer car-carrier propulsado por GNL, que recientemente ha abandonado el puerto alemán de Emden para dirigirse hacia Veracruz, en el Golfo de México, lo que supondrá un viaje de tres semanas.

El Siem Confucius, que transportará hasta allí más de 4.800 vehículos, tiene 200 metros de eslora y 38 metros de manga, con 13 cubiertas para vehículos y una capacidad total de 7.500 CEUs. El uso del gas le permitirá reducir en un 25% sus emisiones de CO2, en un 30% las de óxidos de nitrógeno, en un 60% las de partículas y hasta en un 100% las de óxidos de azufre.

Esto coincide con los planes del grupo para reducir sus emisiones de CO2 en un 30% en 2025 y alcanzar la neutralidad en carbono en el año 2050. Para ello, debe seguir trabajando para operar de forma sostenible no solamente por mar, sino también por carretera y ferrocarril.

Próximamente, se unirá también a su flota el buque gemelo Siem Aristotle. Ambos cuentan con motores duales de 12.600 kW de inyección directa y sistemas de post-tratamiento de los gases de escape de MAN Energy Solutions. Cada embarcación cuenta con dos tanques, de 1.800 m³ cada uno, suficientes para cubrir la distancia hasta México tras ser cargados en Europa.

Además, conviene apuntar que ambos car-carriers pueden ser también operados con biogás o E-Gas, procedente de energías renovables.