A través de un comunicado, el comité de empresa ha mostrado su «repulsa» hacia tal decisión, que, según sostiene, «viene tomada por la deslocalización de las producciones de cigüeñales«, que actualmente se fabrican en la planta de Leganés, para realizarlas en Alemania, Suecia y Estados Unidos.

Asimismo, ha indicado que esta decisión, que afecta de forma directa a 142 trabajadores directos y un número significativo de puestos indirectos, «viene de tiempo atrás cuando se cerró la factoría que el Grupo tenía en Villaverde con 700 puestos de trabajo directos«.

La fábrica de cigüeñales de Volvo en Leganés se inauguró en octubre de 2008. Como fábrica de producción de Renault Trucks, compañía integrada en el grupo sueco de vehículos industriales AB Volvo, las previsiones para el centro eran que llegara a producir 96.000 cigüeñales a partir de mayo de 2009, equivalentes al 30% de la producción mundial de estos componentes del grupo sueco.

Sin embargo, cinco años después de la apertura de la actual planta de Leganés, «se cierra lo que quedaba de la antigua y mítica factoría de Villaverde, centro de referencia en España de la fabricación de coches, camiones y distintos componentes«.

El comité de empresa ha asegurado que «esta información llega por sorpresa en el momento que se estaba negociando la extinción de 45 puestos de trabajo por la deslocalización de una de las dos líneas de producción«.

Ante el anuncio del cierre total de la planta, el comité de empresa tiene previsto celebrar una asamblea con el conjunto de la plantilla , en la que se tomarán las decisiones que los trabajadores consideren  pertinentes.

Por el momento, el comité de empresa ha instado a la dirección de la empresa a replantearse tal decisión, ya que «no hay problema de productividad, calidad ni ningún otro problema achacable al buen trabajo de la plantilla de la factoría de Leganés«.

En principio se mantiene el calendario de reuniones previsto en el marco de la negociación que ya estaba en marcha por el anterior ERE, aunque será necesario abordar un planteamiento específico que se adapte a las nuevas circunstancias.

En el curso de las negociaciones, CCOO exigirá el mantenimiento del empleo, por ejemplo a través de recolocaciones, y que se contemplen salidas no traumáticas para el personal afectado.