Los vehículos eléctricos autónomos están conectados a un servicio en la nube y a un centro de control de transporte.

Los vehículos eléctricos autónomos están conectados a un servicio en la nube y a un centro de control de transporte.

Volvo Trucks está desarrollando una nueva solución de transporte para operaciones habituales y repetitivas con distancias relativamente cortas, grandes volúmenes de mercancías y alta precisión de entrega. Dicha solución se basa en vehículos eléctricos autónomos conectados y en un centro de control de transporte.

Los vehículos se utilizan como unidades tractoras y son compatibles con los contenedores de carga y semirremolques ya existentes. La propulsión es totalmente eléctrica. Además, la línea motriz y el paquete de baterías son del mismo tipo que los de los camiones eléctricos del fabricante.

El sistema es una ampliación de las soluciones de logística avanzadas que ya se aplican en muchos sectores. Dado no hay emisiones de gases de escape ni ruido, las operaciones se pueden realizar de día o de noche. Además, utiliza la infraestructura de carreteras y contenedores de carga ya existentes.

Los vehículos eléctricos autónomos están conectados a un servicio en la nube y a un centro de control de transporte, equipados con sofisticados sistemas para la conducción autónoma. Asimismo, localizan su posición actual, controlan las operaciones, analizan lo que ocurre con los demás usuarios de la carretera y responden con gran exactitud.

El centro de control de transporte supervisa el progreso de las operaciones y lleva un control preciso de la posición de cada vehículo, la carga de las baterías, el contenido de la carga, y los requisitos del servicio, entre otros parámetros. La velocidad y el progreso se personalizan para evitar esperas innecesarias y aumentar la precisión de entrega.