Volvo Trucks apuesta por ofrecer a los conductores una sensación de maniobrabilidad perfecta, mediante la combinación de los sistemas desarrollados para perfeccionar las condiciones de conducción.

Así, el fabricante ofrece la posibilidad de combinar la dirección dinámica con la suspensión delantera independiente en sus camiones FH y FH16, combinación que será especialmente útil en el segmento de largo recorrido.

En esta actividad, la diferencia en términos de estabilidad, precisión y control se hace patente especialmente en un día largo de trabajo, algo común en este tipo de rutas.

En este contexto, la Suspensión Frontal Independiente proporciona un agarre perfecto, mientras que el confort que da la Dirección Dinámica de Volvo se traduce no sólo en un entorno de trabajo mejorado, sino también en la reducción riesgos de lesiones laborales para el conductor.

Con la Suspensión Delantera Independiente, las ruedas delanteras no se ven afectadas entre sí, por lo que se consigue una conducción más suave y estable en la carretera. El sistema consiste en una doble horquilla hace que las ruedas se muevan verticalmente, de forma independiente entre sí.

Por otro lado, la dirección de piñón y cremallera hace que el camión responda de inmediato a los movimientos del volante, mientras que los travesaños proporcionan estabilidad lateral y los fuelles neumáticos amortiguan los impactos para proporcionar una cómoda suspensión.

Dirección dinámica

Del mismo modo, los movimientos del volante causados por las vibraciones que penetran desde la superficie de la carretera se suavizan considerablemente con la Dirección Dinámica, lo que ayuda no sólo a mejorar la sensación de conducción, sino también a conseguir un menor impacto en los músculos y articulaciones.

La Dirección Dinámica combina la dirección asistida hidráulica convencional con un motor eléctrico acoplado a la caja de dirección que se regula electrónicamente, ofreciendo hasta el 85% del esfuerzo necesario para conducir a bajas velocidades.

El motor eléctrico trabaja junto a la dirección hidráulica, corrigiéndose 2.000 veces por segundo para aportar el nivel de asistencia perfecto en cada momento. Además, el motor eléctrico proporciona un control total a bajas velocidades, mientras que a altas velocidades regula automáticamente la dirección compensando las irregularidades del camino.