Cada año 1,35 millones de personas mueren en todo el mundo en accidentes de tráfico. A la vista de datos tan alarmantes como ese, Volvo Trucks empezó a investigar, hace ya 50 años, sobre esta materia para poder mejorar la seguridad pasiva y activa de sus camiones.

Entender cómo ocurren los accidentes, investigando a fondo los incidentes reales, puede ayudar a evitar que vuelvan a ocurrir y proteger las vidas humanas. El Equipo de Investigación de Accidentes, operativo desde 1969, ofrece un valor único en el desarrollo de sistemas de seguridad y en el diseño de futuros vehículos, además de contribuir a la mejora de la seguridad del tráfico para todos los usuarios de la carretera.

La investigación en seguridad pasiva está enfocada a la minimización de las consecuencias de cualquier accidente, mientras que la seguridad activa contribuye a evitarlos. El equipo encargado de este área puede aportar conocimientos únicos sobre las causas de los accidentes de la vida real, que se suman a los adquiridos en las pruebas de choque de laboratorio.

Además, analiza las estadísticas de tráfico nacional y regional para obtener una interpretación aún más profunda. Todo esto brinda a los equipos de desarrollo de productos una competencia y confianza adicionales para crear soluciones que van más allá de lo que inicialmente se creía necesario.

Estas investigaciones ayudarán al fabricante a seguir trabajando para mejorar de forma proactiva la seguridad vial, tanto para la conducción convencional como para los nuevos vehículos autónomos.