La empresa noruega Brønnøy Kalk ha llegado a un acuerdo con Volvo Trucks para utilizar una solución autónoma del fabricante para el transporte de piedra caliza desde una mina a cielo abierto hasta un puerto cercano.

Tras la puesta en marcha de otros proyectos de automatización relacionados con la minería, la recolección de caña de azúcar y la recogida de residuos, el grupo comercializará por primera vez una solución de transporte autónoma y no los propios camiones.

En este caso, utilizará seis camiones Volvo FH a lo largo de un tramo de cinco kilómetros, en el que tendrán que circular al aire libre y atravesar varios túneles entre la propia mina y la trituradora. El pago se realizará en función de las toneladas entregadas. 

Las pruebas llevadas a cabo se han completado de manera con éxito y continuarán a lo largo de 2018 para que la solución esté totalmente operativa a finales de 2019. Los camiones serán controlados por el operador de una cargadora de ruedas. 

Al trabajar en un área concreta en una ruta predeterminada, el fabricante podrá descubrir cómo sacar mayor partido de la solución para adaptarla a las necesidades específicas del cliente. De este modo, será capaz de desarrollar nuevas soluciones, y ofrecer una mayor flexibilidad y eficiencia, así como una mayor productividad.