La crisis sanitaria golpea también a uno de los elementos cruciales de la Unión Europea como es la libre circulación de personas y mercancías.

El Gobierno austriaco ha notificado a la Comisión Europea que va a restablecer con carácter temporal los controles en sus fronteras terrestres, a través de una suspensión temporal de los términos del Acuerdo Schengen.

Estos controles tendrán lugar de forma prioritaria en la frontera con Italia, que solo podrán cruzar, como recoge Fenadismer en un comunicado, aquellas personas que cuenten con un certificado sanitario acreditativo de no estar afectado por el coronavirus.

Inicialmente, los controles tendrán una duración de diez días renovables por dos meses y se centrarán específicamente en el denominado Paso del Brenero en la frontera con Italia.

Hungría, también

De igual manera, Hungría ha anunciado también la adopción de medidas excepcionales con limitaciones de acceso al país a ciudadanos de la UE, en especial italianos, pero también franceses y alemanes, además de los propios húngaros procedentes de zonas de riesgo, que deberán hacer cuarentena.

Además, el país magiar establecerá controles en sus fronteras en espacio Schengen, con Eslovenia y Austria, al tiempo que suspenderá el tráfico de autobuses, trenes y aviones procedentes de estos países.