El Consorcio de la Zona Franca de Barcelona ha firmado con Wallbox el contrato de arrendamiento de una parcela de 16.800 m², con una nave de 11.220 m², que ocupará durante 10 años el fabricante de soluciones de carga inteligentes para vehículos eléctricos.

En los próximos meses, las instalaciones requerirán obras de adaptación para adecuarse a las actividades de producción, validación y almacenaje que se llevarán a cabo desde allí, con vistas a iniciar las operaciones en el cuatro trimestre de 2021.

Actualmente, el fabricante cuenta con una planta en Sant Andreu de la Barca, desde la que abastece a los más de 60 mercados en los que comercializa sus productos, y otra fábrica en China destinada en exclusiva a ese mercado.

Con estas instalaciones, que se convertirán en un hub mundial de la electromovilidad, espera cubrir la demanda de todos los mercados en los que está presente, doblando su capacidad productiva.

La Zona Franca de Barcelona, un referente en la industria automotriz, tiene un ambicioso plan de reindustrialización que está atrayendo a empresas llamadas a generar un alto impacto no solo en su entorno más inmediato sino en industrias que liderarán la economía global en los próximos años.

Fábrica 4.0

En este caso, la planta integrará sistemas de las llamadas Fábricas 4.0, caracterizadas por su automatización, la utilización del Internet de las Cosas, y la toma de decisiones descentralizadas y automatizadas.

Además, dispondrá de un sistema innovador de gestión energética, que permitirá la reutilización del 75% de la energía consumida en el proceso productivo, devolviéndola a la red energética interna.

Igualmente, se prevé la instalación de paneles solares fotovoltaicos con 300 kW, con capacidad para abastecer entre el 30% y el 60% de la producción con energía solar, aunque la previsión es llegar al 90%.

Por último, se implementará el concepto ‘Cradle to Cradle‘ en todas las obras de adecuación de la fábrica, para eliminar la generación de residuos a través del diseño y de materiales ecoeficientes.