Wallenius Wilhelmsen ve en el viento una oportunidad de oro para reducir las emisiones contaminantes en el transporte marítimo.

A partir de esta premisa, la naviera ha diseñado un prototipo de buque ro-ro, el ‘Orcelle Wind’, impulsado a vela y que es capaz de lograr hasta un reducción de un 90% en las emisiones contaminantes con respecto a otras embarcaciones similares.

En este mismo sentido, la compañía espera tener listo el desarrollo de la unidad, que sería la primera impulsada por energía eólica para el transporte de carga rodada, lista para 2025, con el fin de actuar como banco de pruebas para esta tecnología.

En concreto, el grupo naviero tiene planeado finalizar el diseño con vistas a contratar su construcción con un astillero a mediados de 2022, y durante tres años llevar a cabo una evaluación integral de su viabilidad técnica, de su seguridad y de su capacidad operativa, incluyendo su despliegue en diferentes rutas comerciales y su maniobrabilidad en puerto con mal tiempo.

Una vez construido, el ‘Orcelle Wind’ tendrá la capacidad para transportar 7.000 vehículos a velocidades de entre 10 y 12 nudos, aunque puede ganarse más velocidad si se incorpora un sistema de energía suplementario a bordo.

Además de vehículos, el buque de propulsión eólica también podrá transportar maquinaria pesada y graneles.