El retailer norteamericano Walmart está convencido de que gran parte del futuro de su negocio se juega en al ámbito de las entregas a domicilio.

Y parece que la crisis sanitaria, con todos los cambios que ha traído en los hábitos de consumo, no ha hecho más que confirmar esta tendencia.

En este escenario, la cadena estadounidense ha puesto en marcha una nueva iniciativa de fidelización omnicanal para sus clientes que aúna promociones en tienda y servicios especiales a través del canal on-line, con la clara intención de plantar cara a Amazon y a otros grandes actores del comercio electrónico en el mercado norteamericano.

El servicio, llamado Walmart+, engloba a un total de 4.700 establecimientos de la compañía en los Estados Unidos, de los que 2.700 ofrecen entregas domiciliarias en el mismo día de más de 160.000 productos diferentes.

Los miembros de este servicio de suscripción anual podrán beneficiarse de envíos gratuitos ilimitados, bonos de descuento para combustible y de utilidades específicas en tienda, como una aplicación de escaneo de productos cuya compra se factura directamente en cuenta después.

Con iniciativas de este tipo, la cadena parece orientar su estrategia para poder ganar cuota de mercado en el mercado del comercio electrónico, que ha seguido aumentando su parcela de mercado a pesar de la difícil situación económica que ha generado la pandemia de coronavirus.