El pasado 26 de abril tuvo lugar la primera edición de Webfleet Mobility Conference, un encuentro en el que expertos del sector de la movilidad trataron de dar respuesta a las preguntas que se plantean los operadores de todo tipo ante el reto de la nueva movilidad.

El evento se celebró de forma simultánea en 21 países y fue seguido por más de 3.500 personas. En España, expertos del sector del transporte, la movilidad, las ciudades inteligentes o los vehículos eléctricos, participaron en distintas sesiones.

“En diez años todo puede cambiar. Y los cambios tendrán un impacto enorme en la industria del automóvil. Hoy en día ya vemos cambios: los vehículos comerciales que conducimos están cambiando; las personas que los conducen están cambiando; los combustibles que los impulsan, las leyes que los regulan, las ciudades por las que circulan, los modelos de negocio… todo está cambiando, resaltaba Heike de la Horra, director regional para Iberia de Webfleet Solutions, en la presentación de apertura del evento.

«El principal reto para los próximos años es el reconocimiento del sector«. Un reto para las asociaciones profesionales tanto a nivel social, como económico y político, destacó Marcos Basante, presidente de Atfrie. Una cuestión en la que incidió José María Arnedo, presidente de Atfrie, para quien es preciso «dignificar el sector del transporte y dar una cultura a los futuros conductores para que defiendan su papel”.

La conectividad y la digitalización van a ser los grandes facilitadores que van a ayudar a las flotas a optimizar el uso de vehículos y costes de operación.

La inestabilidad general motivada por los distintos escenarios que han zarandeado la industria del transporte en los últimos dos años llevaba a afirmar a José Míguez, consejero delegado de Dislo, que «la inestabilidad global que estamos viviendo está afectando a las operaciones diarias de nuestras empresas. Necesitamos paz social para poder avanzar». Por su parte, para Santiago Laredo, director gerente de Hermanos Laredo, hay que “seguir avanzando en la transformación del sector para alcanzar una mayor sostenibilidad».

Para avanzar en la transformación del sector, la respuesta está en la tecnología, como apuntaba Jonathan Alcantarilla, de Bridgestone Mobility Solutions, para quien “la conectividad y la digitalización van a ser los grandes facilitadores que van a ayudar a las flotas a optimizar el uso de vehículos y costes de operación”.

Seguridad y sostenibilidad, grandes retos para la movilidad

A lo largo de la jornada, se abordó el uso de dashcams o cámaras embarcadasen las flotas y la dicotomía entre seguridad y privacidad. En un contexto en el que enEspaña el uso de dispositivos móviles ha superado al alcohol como la primera causa de accidente, las cámaras embarcadas pueden reducir riesgos y salvar vidas.

Desde el punto de vista normativo, no hay ninguna norma que impida el uso de cámaras embarcadas. Para la delegada de Protección de Datos de Legálitas, Sara García, todo depende de cómo esté instalada y de cómo se utilice. otro aspecto importante es el del tratamiento de los datos recogidos por las dashcam, puesto que pueden ser considerados como privados.

Además las dashcams pueden ayudar a diferenciar entre buenos y malos conductores, así como entre las malas y las buenas empresas , y contribuyen a evitar las reclamaciones falsas.

Expertos del sector del transporte, la movilidad, las ciudades inteligentes o los vehículos eléctricos, participaron en distintas sesiones.

El futuro de la movilidad urbana y de la movilidad en la última milla

En la sesión sobre movilidad urbana y última milla, se abordó el nuevo modelo de ciudad como un mundo compartido en el que estamos llamados a entendernos. Así para Benjamín Calzón, director de Excelencia de Operaciones de SEUR asistiremos a avances en la transformación de las ciudades que facilitarán el e-commerce, como los lockers y redes de puntos de conveniencia, con el fin de racionalizar el uso de espacios y de desplazamientos.

En cuanto a la sostenibilidad, como tema recurrente durante toda la jornada, se apuntó a la necesidad de que la sostenibilidad ha de ser también económica y social, como señaló May López, directora de Desarrollo de Empresas por la Movilidad Sostenible. El futuro pasa por compartir los vehículos de reparto, según afirmaba José María Gómez, CEO de Scoobic

La introducción del vehículo eléctrico precisa planificación y previsión, implica un cambio a nivel mental y supondrá el fin de la improvisación.

Electrificación de las flotas, presente y futuro

La última sesión “Presente y futuro del vehículo eléctrico” abordó la electrificación de los vehículos, en un proceso de transformación con nuevos modos de movilidad, en el ámbito urbano y el interurbano”, según Arturo Pérez de Lucía, director general de Aedive.

El gran reto para Teresa Romo, directora de Desarrollo y Sostenibilidad de Northgate, “es cambiar la operativa. Con la introducción del vehículo eléctrico se necesita planificación y previsión. Es un cambio a nivel mental, se ha terminado la improvisación”.

La visión de futuro para José Barrios de Zity, pasa por una convivencia en el plazo de diez años, de los vehículos eléctricos con otro tipo de vehículos que generarán su propia energía” y resaltó la importancia de la creación de zonas de bajas emisiones en todas las ciudades.

Otro aspecto debatido ha sido el papel de la sostenibilidad, a través del reciclaje de las baterías. Así para Jorge Ríos, de Etecnic Energy and Mobility, «es muy importante poder dar una segunda vida a las baterías”.

Las sesiones de Webfleet Mobility Conference, están disponibles bajo demanada a través de este enlace.