widoit web

Hace un año nació la compañía Widoit.com con el objetivo de profesionalizar el mundo del transporte y ayudar a las empresas a poder internacionalizarse con un coste justo por el transporte de sus mercancías.

Se trata de un nuevo concepto de negocio que no existía hasta ahora y pretende evitar la reventa de las cargas y casar la carga con el camión de una manera ágil y directa entre dos empresas que tienen una necesidad común. Esto permite a empresas de cualquier tipo gestionarse ellos mismos las cargas y asignar la carga sólo con un clic al transportista que puede hacer el servicio.

widoit ofrece seguridad a ambos lados de la contratación del transporte. Por un lado quien contrata el transporte ofreciéndole la posibilidad de encontrar el transportista directo que tiene el camión disponible, con todos los documentos en regla y al corriente de sus obligaciones, con los comentarios que le hayan podido publicar empresas de transporte con las que haya cargado anteriormente, como al transportista que puede conseguir un mejor precio ya que trata directamente con el que pagará el transporte.

Además el cargador puede saber de qué seguros dispone el transportista y qué valoraciones tiene por parte de otros cargadores que le han hecho trabajar.

Actualmente en toda Europa pero en España principalmente hay un grave problema en la reventa de cargas y que pueden hacer que la cadena de intermediarios sea a veces de cuatro o incluso más empresas involucradas en un transporte.

La subcontratación en el transporte

La  subcontratación en el sector del transporte, que en principio podría resultar normal en un momento puntual, ha pasado a ser para muchas empresas de transporte un nuevo negocio y para empresas de nueva creación su principal actividad, dejando de lado el propio negocio del transporte para pasar a comprar y vender cargas.

Desde widoit se critican estas acciones, «que no hacen más que empobrecer al transportista que termina haciendo un transporte que el cargador está dispuesto a pagar a un precio que está 700 u 800 euros superior al que acaba cobrando el transportista final» que tiene el camión y este margen se lo llevan intermediarios que compran y revenden constantemente.

Por eso la compañía busca equilibrar lo que paga el cargador con lo que cobra el transportista que finalmente realiza el transporte sin sacar ningún beneficio de su trabajo.