El comercio electrónico parecía un segmento inmune durante la crisis sanitaria. Incluso en los días más duros mantenía incólume un nivel de actividad que lo hacía parecer invulnerable.

Sin embargo, el impacto de esta pandemia también se deja sentir en el largo recorrido y, a la vista de una situación incierta y compleja, Amazon parece decidido a tomar medidas.

Así las cosas, el gigante estadounidense del comercio electrónico ha decidido retrasar una de sus principales citas anuales, el ‘Prime Day’, hasta el próximo mes de octubre. Sin embargo, aún no existe confirmación oficial y todo parece nebuloso, dado que inicialmente también se barajaba el mes de septiembre para este evento.

Este retraso implica colocar dos de las principales fechas de venta de Amazon muy cerca, ya que el ‘Black Friday’ tendrá lugar, como es habitual y salvo cualquier eventual retraso provocado por las excepcionales circunstancias que se viven este año, en noviembre.

En condiciones normales, el ‘Prime Day’ de Amazon se ha venido celebrando durante el mes de julio en los últimos cinco años, desde que la compañía lo pusiera en marcha como una de sus principales citas anuales en 2015, con grandes descuentos y ofertas que lo han convertido en uno de los momentos con mayores volúmenes de venta para la multinacional norteamericana.