Mercedes-Benz equipó la última versión de su vehículo comercial Sprinter con el asistente para viento lateral (Crosswind Assist), un sistema constituido por una serie de sensores que miden la fuerza de las ráfagas de viento laterales, ante las que el sistema contrarresta estas fuerzas, permitiendo una reducción significativa en el estrés del conductor.

Ahora, el fabricante ha anunciado que las versiones anteriores de la Sprinter, concretamente las lanzadas desde 2012, podrán instalar este sistema, siendo requisito indispensable que el vehículo vaya equipado con el sistema ESP.

Además de contrarrestar la fuerza del viento mediante el accionamiento del freno, a través del ESP, en las ruedas del lado del vehículo de cara al viento, una luz en el cuadro del vehículo indica al conductor la intervención del sistema. El asistente se activa a partir de una velocidad de 80 km/h. 

Debido a que la mayor parte de las furgonetas lanzadas al mercado por el fabricante desde 2012 incorporaban dicho sistema, Mercedes aumenta aún más la seguridad de sus clientes al posibilitar la implantación del asistente de viento cruzado en vehículos anteriores a su lanzamiento el pasado 2013.

Desde Mercedes-Benz están convencidos de que la nueva generación de sistemas de seguridad para furgonetas repercutirá muy positivamente en las estadísticas de accidentes.

Además, los profesionales del fabricante y de sus partners llevarán a cabo la implantación del sistema, por lo que los estándares de seguridad de Mercedes están garantizados.

[youtube video=»62tSUSF4cgs» ancho=»480″ alto=»300″]