CLS iMation, la unidad de negocio de CLS dedicada a soluciones inteligentes de automatización, ya oferta el nuevo Agilox OCF en Bélgica, Francia, Holanda, Italia, Luxemburgo, Portugal y España.

Esta carretilla elevadora autónoma omnidireccional con contrapeso forma parte de la gama de vehículos guiados inteligentes y permite mejorar la entrada y salida de mercancía en los almacenes, así como como la recogida y almacenamiento de piezas y material de producción.

Los vehículos, extremadamente compactos, organizan sus trayectorias según los principios descentralizados de la inteligencia colectiva de enjambre, lo que los hace mucho más flexibles en comparación con las AGV tradicionales.

Los procedimientos también son más sencillos de programar, mientras que los costes de funcionamiento son menores. Se trata de un paso más respecto al modelo Agilox One, la carretilla ultraligera de alta eficiencia con la que la marca revolucionó el concepto de AGV.

En ambos casos, los vehículos se mueven dentro de la planta de producción o del almacén de forma totalmente autónoma, pero mientras que el vehículo One está equipado con un elevador de tijera y funciona como un dispositivo de control de carga, el OCF ha sido diseñado de acuerdo con los principios de la carretilla elevadora con contrapeso.

Puede recoger paletas, estructuras de rejilla y otros soportes de carga con un peso máximo de 1.500 kg, llevarlos a su destino y colocarlos a alturas de hasta 1.600 mm. Al igual que One, puede moverse lateralmente a través de un pasillo estrecho, girar en el lugar y maniobrar en espacios reducidos.

La tecnología de su batería de iones de litio garantiza una carga rápida y un uso prolongado, pues con una carga de tres minutos puede funcionar durante una hora.