Alfaland ha puesto en el mercado español la nueva carretilla eléctrica E-Ver de Konecranes, que combina la durabilidad de los equipos del fabricante con nuevas características de eco-eficiencia para mejorar la productividad, reducir el consumo de energía hasta un 70% y prevenir la emisión de gases nocivos.

Así, teniendo en cuenta que una carretilla habitualmente opera durante 2.000 horas anuales, puede evitarse una emisión de gases equivalente a la de 15 coches con motor de combustión que hayan recorrido 15.000 km.

Con un motor más eficiente que un diésel y de cero emisiones, este modelo ofrece un elevado rendimiento operativo, con el mismo eje de dirección y sistema de elevación, pero una experiencia de conducción superior, gran facilidad de maniobra y escaso ruido.

Además, requiere un mantenimiento sencillo al no tener caja de cambios y contar con menos componentes mecánicos y módulos eléctricos comunes. Es por ello que el coste de mantenimiento se reduce en tiempos de parada y propiedad.

También cuenta con nuevos sensores y avisos para mejorar la seguridad de los conductores, el personal y la carga. Entre ellos, la desconexión automática, que corta la corriente eléctrica mientras se está cargando, la gestión de las celdas de la batería para aumentar su eficiencia, y el control remoto.

Batería de ion-litio

Su batería de ion-litio, con una vida útil de cinco o seis años y que puede cargarse en 45 minutos, alimenta un motor eléctrico de tracción de 110 kW y un motor hidráulico de 80 kW.

Un vehículo que funciona con una batería de ion litio tiene menos probabilidades de incendiarse. Al mismo tiempo, una caja protectora alrededor de la batería y la falta de superficies calientes susceptibles al incendio la hacen aún más segura.

Los gastos iniciales se verán compensados por los ahorros en combustible, mantenimiento y tiempos de inactividad, lo que unido a la mejora medioambiental ofrecida, asegura un retorno de la inversión de medio plazo y una larga vida útil.