Con las nuevas etiquetas, la Unión Europea busca facilitar el repostaje de combustible.

Con las nuevas etiquetas, la Unión Europea busca facilitar el repostaje y dar información sobre las características de cada combustible.

Desde el pasado 12 de octubre se ha empezado a utilizar en toda la Unión Europea un nuevo sistema de identificación para los diferentes combustibles que se pueden repostar en las estaciones de servicio.

Con este nuevo etiquetado, las autoridades europeas buscan facilitar el proceso de adquisición a los consumidores europeos, independientemente del lugar en que se encuentre, y aportar toda la información sobre las características de cada combustible a la hora de llenar los depósitos.

Así pues, la etiqueta utilizada desde mediados de octubre para la gasolina es un círculo. Así mismo, la letra E que incorpora en el interior informa sobre los biocomponentes específicos presentes en la gasolina.

Para el gasóleo se utiliza un cuadrado, dentro del cual se añade una B para indicar los componentes específicos de biodiésel presentes en el gasóleo, mientras que la leyenda XTL anuncia que el producto es diésel sintético, no derivado, por tanto, del crudo de petróleo.

Por otra parte, los combustibles gaseosos vendrán identificados con un rombo, dentro del que se especificará el tipo concreto. De este modo, la leyenda H2 identifica al hidrógeno, CNG al gas natural comprimido, LPG al gas licuado del petróleo y GNL al gas natural licuado.