Repostando Adblue

Detrás de esta escalada del precio están las necesidades cada vez mayores de urea a escala global. Esta demanda, unida a las limitaciones impuestas por los países asiáticos a la exportación de urea como consecuencia de la crisis energética, está dando lugar a una descompensación en la relación entre oferta y demanda que ha provocado el alza de precios.

La compañía ha asumido la subida del precio hasta donde ha sido posible, pero el aumento en la demanda ha inducido un incremento en los costes de producción, que finalmente se han de trasladar a los precios de venta. Al igual que los precios del gasóleo dependen del precio del petróleo, los del AdBlue dependen de las fluctuaciones de la urea. Los detalles sobre la nueva estructura de precios se están comunicando a los clientes país por país.

El AdBlue es una disolución de urea de alta pureza, que se inyecta en el catalizador SCR de los vehículos pesados para convertir las emisiones contaminantes de los motores diesel en inocuos vapor de agua y nitrógeno. De esta manera estos vehículos pueden cumplir con la estricta normativa europea sobre emisiones, en vigor desde octubre de 2006.