Lean, además de magro, significa también apoyar.

Lean, además de magro, significa también apoyar.

Supongan que ya llevan tres años implantando Lean en su organización. Si, Lean ya forma parte de su ADN. Ha conseguido que todos participen en proyectos, que todos aporten ideas, que en el escenario haya más actores que público en el auditorio.

¡Enhorabuena, lo han conseguido!. Su cuenta de resultados mostrará mejoras en eficiencia en torno a un 20-25 % de lo que reportaba antes de implantar Lean.

Pero además, está ayudando al crecimiento de su compañía, ya que el servicio ha mejorado y la calidad corre por sus venas mezclada con sus glóbulos rojos , blancos y demás. Y lo más importante , trabaja en entornos mucho más seguros y con un personal mucho más motivado.

Ha llegado a la recta final de esta carrera. ¿Sabe lo que le quedará en ese momento?. ¿Sabe cuál es el poso que queda después de la implantación de Lean?. Se lo voy a contar en un  par de párrafos.

De momento visualice el éxito y piense en las siguientes reflexiones.

Poca gente sabe lo que es Lean. Si pregunta por la calle, más del 80% no tendrán ni idea de lo que es Lean. El resto les dirá que es una metodología, lo de las 7+1 formas de desperdicio, que Lean es magro, sin grasa en inglés, Toyota, etc.

Nadie le dirá que Lean quiere también decir ‘apoyarse’ y es quizá el valor más importante de la metodología. Es el set de herramientas sobre el que nos apoyamos para conseguir la mejora continua.

Segunda reflexión: ¿qué diferencia al restaurante que consigue estrellas Michelin del resto?.

No olviden que Lean, además de magro, significa también apoyar.

Posiblemente la materia prima, la calidad del servicio, la diversidad de platos, la variedad de vinos….. pero sin duda un factor diferenciador siempre será la presentación, o dicho en lenguaje Lean, LA GESTION VISUAL.

La comida entra siempre primero por los ojos… y ese es el gran factor diferenciador que nos puede ayudar a conseguir nuestra estrella Michelin.

Ejemplos de gestión visual

Y la gestión visual es el  principal punto de apoyo de la metodología Lean. He visto entornos Lean perfectos, maduros, donde se ha conseguido la excelencia en la mejora continua y donde podemos encontrar ejemplos de gestión visual como los siguientes:

• Procedimientos de trabajo claramente visibles, actualizados y en SU zona de trabajo
Marcadores con franjas horarias con el ritmo de trabajo que nos marca el cliente y nuestro grado de cumplimiento sobre ese ritmo (siempre ‘Pull’, nunca ‘Push’).
Marcadores indicando los días sin accidente con baja.
Pizarras de control en las diferentes áreas, marcando los objetivos y resultados de Seguridad, Calidad, Servicio, Rendimiento y Compromiso siempre actualizados y revisados por todos a comienzo del turno.
Tableros donde se reportan las oportunidades de mejora detectadas por todos los miembros de la organización y actualizada de forma dinámica.
Tableros donde vemos los últimos proyectos de 5S con la foto del antes y el después.
Todos, si todos ¡!!! Incluido el Líder del turno o el Jefe de Operaciones, recogiendo del suelo el más pequeño papel que pueda dañar a la visión del excelente orden y limpieza que tenemos en nuestro ‘Gemba’.
Carteles amigos encima de las ubicaciones que contienen la solución para el servicio de artículos cuyo embalaje puede provocar confusión a la hora del picking.
Conos de diferentes colores que nos ayudan a identificar situaciones o tipos de incidencia distintos en el mismo área.
Luces, pokayokes (por ejemplo el sombreado de las herramientas que nos ayuda a poner cada herramienta en su lugar).
Tarjetas Kamban que nos ayudan a reaprovisionar en el momento justo.
Tarjetas de control en colores llamativos que ayudan a reportar situaciones inseguras.

Hay cientos de ejemplos.

Contemplen las anteriores. Si les falta por aplicar alguna de esas opciones, no desfallezcan,  todavía no han terminado.

Sigan con la misma fuerza. De un modo natural, un día, se darán cuenta de que por fin han conseguido conquistar la velocidad de crucero de implantación de Lean y a partir de ahí sólo tendrán que ‘limpiar sobre limpio’.

Y hasta que llegue ese día, no olviden que Lean, además de magro, significa también apoyar.

Espero que se apoyen en el trabajo de este modesto articulista y que saquen partido de la experiencia que he querido compartir en estas semanas con ustedes.

Quizá nos volvamos a leer, no lo descarten…….. Feliz semana y hasta siempre.

(En este enlace, puede acceder a la serie completa de artículos sobre el ‘Lean para Dummies’)

Luis Almazán Navacerrada
Director de Cadena de Suministro y Compras de Knauf

Luis Almazán Navacerrada