La crisis sanitaria ha servido para que la sociedad tome conciencia de la importancia que tiene la logística.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para que una actividad tradicionalmente relegada tenga la consideración social y, sobre todo legal, que se merece.

Precisamente en este ámbito desarrolla su actividad Appunle, Asociación de Promotores, Propietarios y Usuarios de Naves Logísticas de España, creada en 2019 e inscrita legalmente en marzo del 2020, que surgió a raiz de la iniciativa de nueve promotores y propietarios para que en la revisión del Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales RD 2267/2004, la “logística” se contemple de forma separada de lo industrial.

Tras el empuje inicial, la organización se constituyó con 18 socios y ahora suma un total de 28 integrantes, pese a que la pandemia ha dificultado la labor para su crecimiento.

En la última asamblea se procedió ha renovar su junta directiva, que ahora preside Juan Vera, de Montepino, con Jesús Lacasia, de Gran Europa, como secretario y Alejandro Rumayor, de Logicor, como tesorero. A ellos se unen como vocales, Antonio Roncero, de CBRE Investment Management, y Jean Louis Eugene Joseph Douanne, de ID Logistics.

Los asociados han creado una serie de grupos de trabajo que ya están en funcionamiento en diversas áreas. A este respecto, el objetivo de la asociación para los próximos años es atraer a usuarios para que participen en la asociación sobre la base de los temas de interés común que requieren de una interlocución adecuada con la Administración.

Appunle quiere ser la voz del sector logístico ante los grandes cambios normativos que afectarán a la construcción y uso de naves logísticas”

En este sentido, la asociación se centra en tener voz a los asociados tener voz ante las Administraciones para defender los puntos de vista de los asociados, que son los primeros interesados en la seguridad de los empleados y de los inmuebles.

La asociación se ha creado en un momento en el que se están produciendo una importante serie de cambios de gran calado que afectan al sector logístico y, en este sentido, buscar una interlocución directa para que se conozcan sus opiniones y se reflejen de manera equilibrada en la normativa actualmente en elaboración, como es el caso de la nueva regulación contra incendios en instalaciones logísticas.

Se trata de que usuarios, promotores y propietarios superen sus diferentes puntos de vista para alzar una única voz que les permita actuar coordinadamente ante la Administración.

De este modo se quiere dar una visibilidad ante la sociedad y las autoridades de un segmento de la actividad logística que se fundamenta en unas instalaciones de últimsa generación que busca defender sus intereses con transparencia. En este sentido, hay toda una serie de cuestiones legales actualmente en proceso de reforma relacionadas con la construcción de naves, así como de sus características que afectarán de manera inmediata a la propia operativa logística.

El convencimiento de contar con una institución que agrupe a los diferentes actores involucrados desde un punto de vista integral, sobe la base de que la actividad logística es un factor crucial en una economía globalizada como la actual, que debe desarrollarse con seguridad, agilidad y resiliencia.

Agilizar trámites para facilitar la inversión

De igual modo, Appunle también quiere actuar para intentar adecuar los plazos en los trámites administrativos para facilitar la inversión.

En un sector tan dinámico como el logístico, es evidente que si en una determinada localización no puede construirse una nave en un tiempo determinado, tanto operadores logísticos, como los inversores buscarán alternativas para satisfacer estas necesidades logísticas en orra ubicación

En este sentido, la labor de la asociación se centrará en concienciar a los representantes políticos de la necesidad de ganar agilidad para no entorpecer inversiones y la creación de gran cantidad de puestos de trabajo. Además, la dispersión legislativa también supone una importante piedra de toque para la organización, que trabajará para sensibilizar a los diferentes escalones de la Administración sobre las necesidades del sector.

Por otra parte, Appunle se quiere centrar en los principales cambios normativos en marcha. El primero de todos ellos es que la logística debe contar con entidad propia en lo relativo a este tipo de instalaciones.

Hasta ahora, las Administraciones han entendido la logística como una mera operativa de almacenamiento asociada a una actividad  industrial. Sin embargo, la logística va mucho más allá e incluye muy diversas actividades que no tiene en cuenta una normativa obsoleta, desde ese punto de vista.

Con esta intención, la asociación se concentrará en seguir ganando peso en la interlocución con las Administraciones, especialmente con respecto a la regulación de la distribución urbana de mercancías que ha hecho el Ayuntamiento de Madrid, para incluir un estudio de tráfico para dar visto a las parcelas de uso logístico.

A este respecto, Appunle ha presentado ante el Ayuntamiento y dentro del período  de exposición al público, las sugerencias que se consideraron convenientes tras el estudio realizado del borrador.

En definitiva, la asociación pretende presentar un frente común para que las instalaciones logísticas puedan actuar en un necesario escenario de seguridad jurídica, pero también con la imprescindible flexibilidad que requieren unas operaciones logísticas actuales, que se mueven con una agilidad y una velocidad cada vez mayores, al tiempo que implican nuevos servicios de valor añadido, con importantes derivadas sobre la inversión empresarial y el empleo.