Marruecos está experimientado un fuerte crecimiento en los últimos años, fruto de las importantes inversiones en infraestructuras que se han venido realizando en el norte del país y que lo han convertido en un área de gran importancia para la producción textil y automovilística, entre otras.

Pero, además, la ambición inversora de Marruecos también se ha trasladado a la producción de fruta y verdura, y al aprovechamiento de la riqueza natural de sus costas, hasta el punto de que el marisco es el tercer producto marroquí que más importa España, por un importe de 286,94 millones de euros en lo que va de 2018.

En cuarto lugar por valor de importaciones se coloca la fruta, con 207,69 millones de euros.

Así mismo, entre los diez productos que más se importan desde el país norteafricano se encuentran las hortalizas de semilla, por valor de 97,39 millones de euros, y las hortalizas de fruto, por valor de 89,32 millones de euros.

Pero la importancia de las exportaciones marroquíes de frutas y verduras va más allá de las relaciones bilaterales España- Marruecos, ya que entre 2010 y 2017 el valor de las exportaciones de productos hortofrutícolas ha crecido un 83%, hasta colocarse en una cifra total de 53.500 millones de dirhams, unos 4.876 millones de euros al cambio.

Entre 2010 y 2017 el valor de las exportaciones marroquíes de frutas y verduras ha crecido un 83% y ya supone el 22% de las exportaciones totales del país.

Así pues, la exportación de frutas y verduras en el país del Magreb supone el 22% de las exportaciones totales del país y se ha situado como segundo mayor proveedor de divisas para el reino alauita.

El año pasado, Marruecos envió a los mercados exteriores 2,9 millones de toneladas de productos hortofrutícolas, un 4% más que en 2016, con aumentos destacados en algunos productos.

En concreto, en la última campaña se han registrado incrementos importantes en las exportaciones de aguacate, frambuesa, sandía roja, bayas y cítricos, más concretamente en este último caso llaman la atención los incrementos registrados en las exportaciones de naranjas, y de manera más específica, de esta fruta dirigida a los mercados estadounidense y canadiense.

Para potenciar sus exportaciones, los productores exportadores de frutas y verduras han ido potenciando la calidad de sus cosechas, con el fin de adaptar las características de sus productos a las necesidades de los mercados de destino, entre los que se encuentran algunos con las condiciones sanitarias más exigentes del mundo.

Para ello se ha mejorado la producción hortofrutícola tanto en cuanto a régimen fitosanitario como en cuanto a calibre y presencia de la fruta y verdura para potenciar su consumo en los mercados exteriores.

El mismo tiempo, esta mejora en las condiciones y aspecto de las exportaciones de frutas y verduras marroquíes ha venido acompañada con unas facilidades aduaneras para hacer más fluido el tránsito de estos productos perecederos hacia los mercados europeos y de otras zonas del mundo.

El impacto de la liberalización

Así mismo, en las últimas décadas el propio proceso de producción y exportación de frutas y verduras en Marruecos ha vivido un proceso de liberalización progresivo, gracias al cual se ha pasado de que fuera el propio Estado el que realizase las exportaciones a una mayor profesionalización que se ha traducido mejoras en la producción y exportación de estos productos hortofrutícolas.

En total, Sotrafrique gestiona entre 4.500 y 6.000 viajes al año para los socios de Agrisouss.

En total, Sotrafrique gestiona entre 4.500 y 6.000 viajes al año para los socios de Agrisouss.

En 1989, arrancó el proceso de liberalización de la producción y la venta de productos hortofrutícolas, una situación que se ha traducido en una mayor productividad del campo marroquí, así como en un mayor dinamismo de las exportaciones de productos perecederos, que se han ido acompañando de acuerdos internacionales que han servido para colocar a Marruecos como un socio preferente de la Unión Europea, lo que le ha garantizado un acceso en condiciones preferentes al Mercado Común frente a otros países.

Ese mismo año se creó Agrisouss, una agrupación en la que se han unido los principales productores y exportadores de frutas y verduras del país, especialmente de la región de Souss, en el sur del país y una de las principales zonas de producción agrícola de Marruecos, que ha servido para ir posicionando estos productos en los mercados exteriores cada vez con una mayor presencia, de tal modo que el 60% de sus exportaciones se dirigen a países europeos, mientras que otro 25% sale hacia Rusia, quedando el 15% distirbuido entre diferentes destinos.

La liberalización en la exportación de frutas y verduras se ha apoyado en acuerdos internacionales para ganar dinamismo y garantizarse un acceso en condiciones preferentes a la UE.

Posteriormente, ya en 1999, la asociación crea una filial para encargarse de la gestión de los trámites aduaneros, así como para actuar como centro de compras, llamada Sotrafrique y centrada de manera específica en satisfacer las necesidades de transporte por carretera de las empresas miembro de Agrisouss, como refiere Mariam Bouiala, responsable de Servicio Logístico de Sotrafrique.

Sotrafrique cuenta con una plataforma logística en Agadir de 35.000 m2, en la que, además, cuenta con espacio de almacenamiento para productos perecederos, talleres, estación de servicio y un puerto seco.

Así mismo, la filial de Agrisouss también cuenta con una oficina en Tánger, fundada en 2005, para facilitar los trámites aduaneros de las frutas y verduras marroquíes en su tránsito hacia los mercados europeos.

De igual modo, la empresa también dispone de una flota de 30 tractoras y otros 30 semis, así como con 100 conjuntos subcontratados como describe su director general, Hicham Himid, que en su conjunto realizan servicios para las empresas de Agrisouss en un 60%, para otros productores marroquíes en un 30%, mientras que el 10% restante queda para otros clientes extranjeros.

En total, Sotrafrique gestiona entre 4.500 y 6.000 viajes al año para los socios de Agrisouss y, en cómputo mensual, totaliza más de 800 servicios de transporte acumulados en nueve meses de actividad al año que suele tener.

cuadro-final-noticias-para-enlace-al-especial