La plataforma logística del municipio madrileño de San Fernando de Henares marca el comienzo del despliegue de la red logística de Amazon en España en 2012. Posteriormente, la compañía norteamericana ha ido tejiendo a lo largo de los últimos diez años una compleja y tupida red de instalaciones.

Desde que Amazon inició su actividad en España, la compañía ha invertido más de 6.800 millones de euros en infraestructuras e instalaciones, entre otros aspectos. En total, la compañía suma nueve centros logísticos, dos centros de distribución, dos centros de reparto urbano más para su servicio Amazon Fresh y un total de 24 estaciones logísticas repartidas por todo el país

Como parte de este esfuerzo inversor, Amazon confiere un papel clave a las administraciones municipales y autonómicas para el impulso de sus nuevos proyectos logísticos, especialmente proporcionando simplificación administrativa, algo que ha ayudado a la empresa a sacar adelante proyectos en aquellas Comunidades Autónomas en las que existen mecanismos para reducir trámites.

La red de Amazon está compuesta por los centros logísticos, que son las instalaciones de mayor tamaño, y en ellos se reciben y almacenan los productos y se preparan los pedidos para los clientes.

A su vez, las estaciones logísticas impulsan la última milla del proceso de pedidos de Amazon y ayudan a mejorar la experiencia de entrega de los clientes. Los paquetes se envían a una estación logística desde los centros logísticos y de distribución de Amazon cercanos, y a continuación las empresas transportistas los cargan en sus vehículos de reparto y los entregan a los clientes.

Los centros que forman la red logística de Amazon cuentan con un diseño similar en todo el mundo y utilizan la misma tecnología”.

Según informa la compañía, los centros que forman la red logística de Amazon cuentan con un diseño similar en todo el mundo y utilizan la misma tecnología.

Además, la norteamericana invierte en nuevos centros dotados con nuevas tecnologías, como las unidades móviles de accionamiento y las torres de estanterías amarillas de cuatro lados, que ayudan a los empleados al acercarles los artículos, reduciendo la cantidad de desplazamientos por el centro.

Por otra parte, como parte del compromiso de Amazon de ser neutro en emisiones de carbono para 2040, sus nuevas instalaciones logísticas de Amazon se construyen con la sostenibilidad como eje central.

Por ejemplo, el último centro logístico  inaugurado recientemente en Murcia cuenta con energía eléctrica al 100%.

Lejos de detenerse en su expansión por España, la compañía ha anunciado la construcción de un nuevo centro logístico en la localidad castellonense de Onda y otro nuevo centro logístico en Zaragoza cuyas aperturas están previstas para 2022.

Así mismo, por otra parte, para dar soporte a la creciente demanda de los clientes de los servicios en la nube de Amazon Web Services (AWS) en toda la Península Ibérica, AWS abrirá una región de infraestructura en España a mediados de 2022, ubicada en Aragón.

Esta nueva región de AWS Europa representa una inversión adicional en España de 2.500 millones de euros durante los próximos diez años permitirá a los clientes ejecutar cargas de trabajo y almacenar datos de forma segura en España, a la vez que servir a los usuarios finales con una latencia aún más baja. La nueva región ayudará a crear 1.300 nuevos puestos de trabajo en los próximos 10 años. Además, AWS estima que esta inversión aumentará el PIB de España en aproximadamente 1 800 millones de euros durante los próximos 10 años, de los cuales aproximadamente 500 millones de euros provendrán de Aragón.