La Administración central y Navarra tienen previsto cerrar el próximo 1 de diciembre la transferencia a la Comunidad Foral de las competencias de tráfico y seguridad vial, en una reunión de la comisión mixta de la Junta de Transferencias prevista para ese día.

Entre tanto, siguen adelante los trabajos técnicos que se están intercambiando para cerrar las condiciones del traspasado, de tal modo que la semana que viene, el Gobierno navarro trasladará una respuesta a la documentación técnica remitida por el Ejecutivo central.

Así pues, esta transferencia afectará a la imposición de sanciones administrativas, escuelas particulares de conductores, centros de reconocimiento para verificar aptitudes psicofísicas, cursos de reeducación y formación vial, vigilancia, así como a las restricciones en la circulación de vehículos, pruebas deportivas, marchas ciclistas y otros eventos.

Como consecuancia, Navarra establecerá su propio cuadro de restricciones a la circulación de vehículos pesados, tal y como ya hacen Cataluña y el País Vasco.

De igual manera, se pretende habilitar una pasarela para que los efectivos de la Guardia Civil destinados en esta comunidad autónoma puedan pasar a  la Policía Foral o bien reubicarse en otros servicios dentro de la Guardia Civil en Navarra, dado que una vez traspasadas las competencias al cuerpo de seguridad autonómico, la Guardia Civil dejará de tener responsabilidad de vigilancia en las vías navarras.