El Ayuntamiento de Barcelona y el Consejo de Gremios de Comercio, Servicios y Turismo han firmado este jueves un convenio de un año de duración para facilitar la carga y descarga en la ciudad, impulsar la actividad del reparto urbano de mercancías en la capital catalana y evitar futuros colapsos.

Con este acuerdo, se pone punto final a las medidas provisionales adoptadas a nivel municipal en relación a la distribución urbana de mercancías durante el estado de alarma, y se inicia la aplicación de medidas de más largo recorrido.

La medida prevé que se pueda sobrepasar la media hora habitual de ocupación de las 9.575 plazas de carga y descarga que tiene la Ciudad Condal, de tal manera que se podría llegar hasta las dos horas en las franjas que van entre las ocho y las diez de la mañana, así como desde las dos hasta las ocho de la tarde.

De igual modo, los vehículos de reparto y distribución podrán obtener hasta seis permisos especiales por mes, que permitirán extender la duración máxima de ocupación de estas plazas hasta las seis horas en la franja comprendida entre las dos y las ocho de la tarde.

El Ayuntamiento de Barcelona estima que el acuerdo permitirá aumentar la rotación de vehículos de distribución urbana en estas plazas, adaptar mejora el tiempo horario a las necesidades reales de los profesionales, optimizar el uso del espacio público, incentivar la movilidad sostenible y reducir las emisiones de ruido en el entorno urbano.