Aena ha protagonizado este miércoles 11 de febrero su salida al mercado bursátil en España y se ha estrenado con un primer precio de 65,1 euros, un 12,2% más respecto a los 58 euros con los que iniciaba su cotización. Cinco minutos después de su estreno, las acciones de la compañía se cruzaban a 67,4 euros, lcon un incremento del 16%, el mayor de la bolsa española.

Las acciones del gestor aeroportuario despidieron su primera jornada en el parqué con una subida del 20,69% hasta los 70 euros.

Tras el tradicional toque de campana, el presidente de Aena, José Manuel Vargas, ha señalado que la salida a bolsa del gestor aeroportuario «ha sido un proceso largo, complejo, difícil y exitoso. Lo que era un sueño, hoy es realidad«, ha agregado.

La imagen del estreno de Aena en el parqué bursátil ha puesto punto final a cerca de dos años de espera. Tras una OPV frustrada el pasado mes de octubre, después de que el Ministerio de Economía adujera un defecto formal, el gestor aeroportuario debuta en Bolsa impulsado por una abultada demanda de títulos.

En pocas semanas, el precio de sus acciones ha repuntado de manera exponencial. Ayer la sociedad presidida por José Manuel Vargas comunicó que el precio de los títulos se situaba finalmente en los 58 euros, tanto para los minoristas, los pequeños inversores, como para los inversores cualificados (fondos, entidades y aseguradoras).

Este precio marca un valor total para la compañía de 8.700 millones de euros, 19.400 millones si se computa también la deuda. Es decir, el Estado ingresará por la privatización del 49% del ente unos ingresos de 4.262 millones de euros. Esta cuantía, que se destinará a retribuir a los accionistas, entre los que se encuentra, en primer lugar, el Gobierno a través de la sociedad Enaire, con un 51% del capital.

El fondo británico TCI habría comprado un 6,5%

El presidente de Aena ha confirmado que entre los inversores institucionales que han comprado en la oferta están «los principales del mundo» y ha señalado que uno de ellos ha adquirido el 6,5% del capital, aunque no ha desvelado su nombre.

Se trataría del fondo británico TCI, el único de los inversores de referencia que ha acudido a la OPV a comprar acciones, después de que el precio orientativo superara el que ofreció en otoño pasado, lo que automáticamente lo excluía del núcleo estable.

Respecto al futuro consejo de administración tras la salida de los tres socios de referencia preseleccionados en otoño (Ferrovial, TCI y Corporación Financiera Alba), el presidente de Aena ha dicho que aún es pronto para determinar su composición.

Fuentes del mercado dan por hecho que TCI entrará en el consejo de la compañía, dado su elevada participación. Además, recuerdan que ya estaba previsto que tuviera presencia en el máximo órgano de la compañía cuando se comprometió a entrar en el núcleo estable con idéntico porcentaje.

Los buenos resultados de 2014 han marcado el precio de salida

La mejora de los resultados, que han superado incluso las previsiones del propio gestor de los aeropuertos, ha espoleado la demanda, como consecuencia de la actualización de los resultados del grupo durante el pasado mes de enero.

Según los resultados de los nueve primeros meses del año, el beneficio neto de 371 millones de euros durante este periodo, supone un 8,7% más que los 341,4 millones que logró durante el mismo periodo de 2013.

Otra de las variables para la entrada de inversores privados, ha sido la generación de flujo de caja, que alcanzó los 1.066 millones de euros hasta septiembre de 2014, un 34,05% por encima de los 703 millones durante el mismo periodo de 2013.

De manera paralela, los ingresos han repuntado un 6,3%, principalmente por el crecimiento del tráfico, el aumento de la actividad comercial (13%) y de las tarifas (0,9% desde marzo de 2014), según consta en los resultados del operador.

Sin embargo, ha sido el resultado bruto de explotación (Ebitda), que también ha superado las previsiones de los analistas, lo que ha marcado el precio de salida.

A este respecto, durante los tres trimestres alcanzó los 1.460,2 millones de euros, un 14,8% más que en 2013, ritmo que podría situar el montante a final de año por encima de los 1.800 millones de euros, una cifra mayor que la que habían anticipado Aena y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que estimaban unos 1.700 millones de euros.