Froet considera que la “descomunal escalada de precios” de los carburantes en las últimas semanas pone en “serio peligro” la viabilidad de las empresas de transporte murcianas.

Según la patronal, el pasado mes de mayo la media mensual de gasóleo se situó en 1,228 euros/litro, frente a los 0,99 euros/litro del idéntico mes de 2020, lo que se traduce en un incremento anual de un 24,05%, así como en una subida de un 15,31% en los cinco primeros meses de 2021.

Así mismo, la organización empresarial no augura un cambio de escenario a corto plazo, ya que los carburantes suelen tener un comportamiento al alza durante los meses de verano, por lo que anticipa “nubarrones muy negros” para el sector.

En este sentido, los empresarios del sector llevan, según Froet, varias semanas soportando los incrementos en los costes derivados del alza de los precios de los carburantes, pero se encuentran en una situación en la que es necesario repercutir la subida a los clientes para evitar pérdidas que hagan inviable la actividad.

El carburante representa más del 30% de los costes de explotación de un vehículo frigorífico articulado, lo que, de acuerdo con los cálculos de Froet, supondría tener que incrementar un 7,5% los precios para los servicios de transporte solo para compensar el incremento del precio del gasóleo.

En la misma línea, la patronal murciana estima que las pérdidas para un servicio de transporte internacional, caso de no repercutir la subida estarían en más o menos 330 euros, cifra, a su juicio, absolutamente inasumible.