Descanso en cabina

Reino Unido y Francia ya han flexibilizado la normativa sobre el descanso semanal.

La prohibición de realizar el descanso semanal normal (al menos 45 horas) a bordo del vehículo, que han implantado Francia y Bélgica, vuelve a estar de actualidad. El debate sobre la prohibición del descanso semanal regular en cabina se ha intensificado últimamente en Alemania, que se plantea prohibir el descanso semanal normal a bordo del camión, tal y como ha informado la Asociación de Transporte Internacional por Carretera (Astic).

El Parlamento alemán está discutiendo actualmente una propuesta de ley que obligaría al conductor a pasar este tiempo de reposo en su lugar de residencia o, en su defecto, en el que esté la sede de la empresa, que debería facilitarle tanto alojamiento como instalaciones sanitarias.

Está previsto que en enero de 2017 se alcance un acuerdo al respecto, con lo que el país germano podría seguir entonces los pasos de otros países como Francia y Bélgica, que han desarrollado leyes a este respecto, con la justificación de luchar contra el ‘dumping social’ y contra la competencia desleal en el transporte extranjero de mercancías por carretera.

En ambos casos se entendía que realizar el descanso semanal a bordo de la cabina del camión, podía ser considerado como condiciones sociales indignas contrarias a las reglas sociales europeas.

Ambas normas se justifican en el Reglamento CE 561/2006, que regula los tiempos de conducción y descanso de los conductores profesionales y que autoriza a realizar los descansos semanales reducidos a bordo del vehículo, siempre que este vaya provisto de la correspondiente litera y que interpretado en sentido contrario, implica que este descanso no se puede llevar a cabo bordo del vehículo de ninguna manera.

En este contexto, en septiembre, las administraciones responsables de la gestión del transporte de los países de Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo y Noruega han remitido una carta a la comisaria europea de Transporte, Violeta Bulc, en la que solicitaban una serie de actuaciones por parte de la Comisión para combatir el ‘dumping social’ en el sector, entre las que se encontraba la prohibición del descanso semanal en cabina.