El ambicioso plan de inversiones se prolongará hasta 2030.

El ambicioso plan de inversiones se prolongará hasta 2030.

Con el fin de poner fin a las criticas que se extendían por la falta de inversiones en los ferrocarriles del país, el Gobierno alemán ha suscrito este mismo mes de enero un ambicioso plan de inversiones en la red férrea germana que prevé emplear 86.000 millones de euros hasta 2030 para modernizar las infraestructuras ferroviarias.

De este volumen de inversión, el más cuantioso en toda la historia de los ferrocarrilles alemanes, 62.000 millones serán aportados por el Gobierno federal, mientras que los 24.000 millones de euros restantes correrán a cargo del operador ferroviario público Deutsche Bahn.

El altísimo volumen inversor supondrá inyectar en la renovación y el mantenimiento de la infraestructura ferroviaria del país 8.600 millones de euros anuales durante la próxima década, un 54% más que el anterior plan de inversiones.

Así pues, las autoridades teutonas estiman que el ambicioso plan de inversiones que se prolongará hasta 2030 permitirá la renovación de unos 2.000 kilómetros de vía cada año y de otros tantos puntos de intersección, así como la adecuación de unos 2.000 puentes en todo su período de vigencia.

Con estas inversiones a largo plazo, el Gobierno alemán impulsa la actividad del operador ferroviario público y de la industria ferroviaria con un plan que también tiene puesta la vista en que los trenes del país utilicen energía eléctrica procedente de fuentes renovables.