Alemania ha ofrecido un paquete de apoyo a Lufthansa que incluye préstamos y ayudas por valor de 9.000 millones de euros, en el marco de su Fondo de Estabilización Económica, para que pueda hacer frente a la crisis del Covid-19.

Los accionistas y la Comisión Europea aún deben dar el visto bueno a este plan, que comprende una fuerte inyección económica por parte del gobierno germano, que a cambio obtendrá una participación del 20% por la compra de acciones por valor de 300 millones de euros.

No obstante, esta participación se venderá antes de que finalice 2023. Por otra parte, el Fondo realizará una contribución de 5.700 millones, que se traducirá en participaciones sin derechos de voto, sin una limitación temporal, pero que podrán ser rescindidas por la empresa de manera trimestral, tanto en su totalidad como por partes.

No obstante, en determinadas circunstancias, una parte de estas participaciones podrá ser intercambiada por una participación adicional del 5% en el accionariado. Por ejemplo, para evitar que alguien tome el control sobre la aerolínea o si no se abonan las liquidaciones correspondientes.

Estas medidas se complementarán con una línea de crédito de hasta 3.000 millones de euros, con la participación del banco alemán KfW y entidades privadas, con un plazo de tres años.