Durante el Año Nuevo Chino, cuyas celebraciones se inician a primeros de febrero, se produce el mayor número de desplazamientos de personas del planeta, con alrededor de 3.000 millones de viajes de ciudadanos que vuelven a su lugar de origen para pasar estas fiestas con su familia.

Sin embargo, a consecuencia de la crisis sanitaria, durante 2021 se calcula que esta cantidad se ha limitado a unos 1.150 millones. Esta reducción tan drástica no ha repercutido sin embargo en las ventas de productos para regalo, sino que está impulsando las ventas ‘on-line’.

El 4 de febrero, cuando tradicionalmente comienzan los preparativos, las búsquedas de «regalos para padres» en el marketplace Tmall, perteneciente a Alibaba, se cuadruplicaron respecto a la media diaria.

Para responder eficientemente a este aumento de la demanda, se ha reforzado la división logística del grupo, Cainiao Network, dejando abiertas cerca de 50.000 de sus estaciones de recogida Cainiao Post en todo el país.

En ellas, los consumidores pueden recoger sus pedidos utilizando en muchos casos tecnologías sin contacto, como máquinas de recogida con autoservicio o vehículos sin conductor. Además, algunas estaciones ofrecen servicios para comunidades, como las compras grupales de productos alimenticios.

Además, en el marketplace C2C de Alibaba, Taobao, más de 100.000 comerciantes permanecen abiertos al público durante las fiestas, enviando los pedidos en un plazo de 48 horas. Por su parte, la plataforma de comestibles Tmall Supermarket continúa entregando a 300 ciudades, y Freshippo, el supermercado minorista del grupo, mantiene abiertas unas 260 tiendas.

En cuanto a su cadena de tiendas Intime, ha seguido funcionando de la manera habitual en 35 ciudades, con prácticamente el 80% de los establecimientos ofreciendo servicios de entrega en una hora.