La gestion de Alitalia pasa a manos de Etihad

Se complica el futuro de la aerolínea italiana.

La compañía, que está gestionando en Italia una posible venta que la salve de la quiebra, ha remitido este pasado lunes, su declaración a un tribunal de Nueva York, que celebrará una audiencia sobre el caso el próximo 26 de junio.

En su escrito, Alitalia subraya que su intención es continuar con normalidad con sus actividades y seguir efectuando pagos, pero defiende la necesidad protección para garantizar la estabilidad de sus operaciones.

En concreto, la empresa explica que la operadora de la Terminal 1 del aeropuerto JFK de Nueva York le había notificado que daría por terminado su contrato este martes si no saldaba pagos que le reclamaba.

Según Alitalia, sus operaciones en Estados Unidos generan aproximadamente el 30% de su facturación total y sólo sus vuelos desde y hacia el aeropuerto JFK suponen alrededor del 15%, por lo que esta medida ocasionaría un importante perjuicio económico, en las ya maltrechas cuentas de la aerolínea italiana.

Además, la empresa señala que también estaba en peligro de perder su acceso a servicios de internet y teléfono a partir del 20 de junio, lo que obligaría al cierre del centro de llamadas e impediría actividades rutinarias.

En abril, los trabajadores de la aerolínea rechazaron un preacuerdo alcanzado por la dirección y los sindicatos para sanear las cuentas de la compañía, que lleva sin obtener beneficios desde 2002.

Finalmente, el Gobierno italiano intervino nombrando a tres comisarios para que elaboraran un plan para salvar a la aerolínea de la quiebra y aprobaron un préstamo de 600 millones de euros para garantizar sus operaciones en los próximos meses.

La semana pasada los administradores que gestionan la compañía dijeron que han recibido 32 manifestaciones de interés por parte de potenciales compradores y se espera que para octubre se comiencen a barajar ofertas vinculantes.