El comercio electrónico prosigue su avance imparable de la mano de gigantes mundiales que, como Amazon, extienden sus tentáculos para ganar profundidad de mercado y optimizar operaciones.

En pleno proceso para ubicar su segundo cuartel general en los Estados Unidos, que, según las últimas informaciones aparecidas, se elegirá de entre un grupo de 20 ciudades norteamericanas entre las que se encuentran Washington, Nueva York, Chicago o Toronto, Amazon también estaría a punto de cerrar un acuerdo para instalar una nueva plataforma logística en la provincia de Vizcaya.

Según informa El Correo, la empresa norteamericana estaría ultimando las negociaciones con el administrador concursal de Babcock Wilcox, con vistas a hacerse con unas naves abandonadas desde 2012 que aún tiene la empresa en Valle de Trápaga.

Estas instalaciones componen un complejo industrial compuesto por diez naves sin uso que en su momento se dedicaron a la fabricación de bienes de equipo y de productos siderometalúrgicos hasta que Babcock Wilcox entró en concurso de acreedores en diciembre de 2010.

La actual red logística de Amazon en España incluye el centro logístico de la localidad madrileña de San Fernando de Henares, otro más en Getafe, tres centros en los municipios barceloneses de Castellbisbal dedicado a Amazon Pantry, El Prat y Martorelles, así como otros dos centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona, a los que se unirá en otoño de este mismo año la plataforma logística de la población toledana de Illescas.