El comercio electrónico se desarrolla principalmente en ámbitos urbanos, que es donde puede conseguir una masa crítica que le permita generar cierta rentabilidad por volúmenes.

Este segmento tiene uno de sus puntos débiles en las zonas rurales, a las que es caro llegar, sobre todo si se quieren mantener la calidad y el plazo de entrega que tiene en las ciudades, sin contar siquiera con devoluciones y fallidos.

Como alternativa a estos impedimentos, Amazon ha puesto en marcha un nuevo servicio para realizar entregas de comercio electrónico en entornos rurales dentro de España, aprovechando los establecimientos comerciales de estas zonas como puntos de conveniencia para el posterior reparto de los paquetes de e-commerce a sus destinatarios finales, teniendo en cuenta que muchos de estos negocios realizan repartos de otras mercancías en diversos pueblos de una misma comarca.

De esta manera, la multinacional norteamericana dice querer ofrecer una nueva vía de negocio a estas tiendas rurales, así como nuevas posibilidades para una población disgregada.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px