Los representantes de los trabajadores de diferentes centros logísticos de Amazon se han coordinado durante el último ‘Prime Day’ organizado por la compañía norteamericana para llevar a cabo diferentes acciones de protesta en múltiples países.

Con estas movilizaciones, la plantilla del gigante estadounidense del comercio electrónico busca llamar la atención sobre las que consideran malas condiciones laborales que establece en sus centros de trabajo, aunque las protestas no han conseguido modificar el ritmo de trabajo de las plantas de distribución de la norteamericana en una de las jornadas comerciales de mayor actividad.

Al mismo tiempo, los trabajadores de Amazon también quieren que se les reconozca el importante papel que han jugado para que la empresa haya alcanzado el éxito global del que goza actualmente.

En España, la plantilla de la plataforma logística de Amazon en el municipio madrileño de San Fernando de Henares ha recogido firmas para solicitar a la dirección de la filial de la compañía estadounidense en el país que vuelva a la mesa de negociación, con la vista puesta en recuperar las anteriores condiciones laborales que tenían los trabajadores de este centro de trabajo.

De igual modo, en los Estados Unidos, los trabajadores de diferentes plataformas han decidido ralentizar su vertiginoso ritmo de trabajo, para protestar por la evaluación que hace la empresa de la velocidad a que realizan sus tareas y la presión que ejerce para que se lleven a cabo a mayor velocidad, situación que, según reportan algunos medios, habría provocado retrasos en las entregas a clientes con el servicio Prime de la multinacional.

En Francia han intentado bloquear los accesos y salidas de los camiones, y en Alemania han pedido que los descuentos que se hacen a los clientes no se hagan a costa de reducciones salariales.