Para relanzar la flota española, es preciso centralizar la gestión del Registro Especial de Canarias en una entidad pública empresarial que tenga una «gran autonomía de gestión y un enfoque eminentemente empresarial«.

Así lo ha señalado Alejandro Aznar, presidente de la Asociación de Navieros Españoles, Anave, durante la clausura de su Asamblea General, en la que se han puesto de relieve las importantes inversiones realizadas por los armadores nacionales en los últimos años para renovar y aumentar sus flotas.

A lo largo de 2019 está prevista la entrega de nueve embarcaciones nuevas, con prácticamente 400.000 GT,  lo que acercará al sector a los 5.000.000 GT, una cifra a la que según Aznar no se llegaba desde hace 33 años.

Hasta junio, los armadores del país controlaban 217 buques, con 4,6 millones de GT, pero de esta flota solamente operaban bajo bandera española el 51% de las unidades, con el 47% del tonelaje.

El dato es significativo, pues hacía más de 20 años que la bandera española no bajaba del 50% del tonelaje total. Esto indica que la flota controlada por los armadores nacionales se está concentrando en otros registros europeos.

Así, en 2018, el tonelaje de la flota de bandera española ha caído un 5,5%, pero la controlada por navieras españolas en otros pabellones, casi todos de la Unión Europea, ha crecido un 26,3%.

Para relanzar la competitividad del pabellón español, es preciso introducir reformas que se centren en alinear la normativa española con los estándares de los convenios internacionales.

Además, sería necesario acabar con la dispersión de competencias relativas al Registro de Canarias, que gestionan hasta cinco Ministerios diferentes, y con la rigidez en su funcionamiento. En este sentido, el presidente de Anave ha recalcado que los registros europeos más competitivos, como el de Dinamarca, funcionan con un enfoque eminentemente empresarial.

Seguridad de los trabajadores

Por otra parte, tras los recientes ataques a petroleros en el estrecho de Ormuz y el resurgimiento de los incidentes de piratería en aguas de Somalia, Aznar ha querido remarcar la necesidad de facilitar el embarque de guardias de seguridad en buques de bandera española en zonas de riesgo de piratería.

El asunto, que ha sido tratado con posterioridad por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, se ha saldado con un compromiso por su parte para garantizar la seguridad de los trabajadores que realizar tráficos en zonas de tránsito con alto riesgo.

Tras analizar la situación con los ministerios de Defensa, Interior y Asuntos Exteriores, se ha encontrado ya una solución, a falta de encontrar a la empresa que pueda cumplir con las labores de seguridad necesarias.

Alinear la normativa de la UE con la de la OMI

Asimismo, ha hecho un repaso de las normas medioambientales que han entrado en vigor o lo van a hacer en los próximos meses, y que suponen una presión permanente para los navieros. Entre ellas, el convenio de las aguas de lastre, el próximo límite de azufre de la OMI o la estrategia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte marítimo.

Desde la Asociación solicitan que sea la OMI sea la que encabece el «proceso de reforzar la excelencia del sector marítimo en cuestiones medioambientales» y que las normas de la Unión Europea se alineen con las de esta Organización.