Anave estima que ha llegado el momento de conseguir que «ningún marino se vea imposibilitado a volver a su lugar de residencia al término de sus períodos de embarque», por lo que pide «empezar a trabajar en su protección».

La organización empresarial señala el ejemplo de Singapur, que ya tiene en marcha un plan de vacunación de 10.000 trabajadores marítimos, incluidos los marinos, durante el mes de enero.

De igual modo, según indica Anave, Alemania también ha anunciado que después de los mayores, personas con dolencias previas y sanitarios, irán sus trabajadores esenciales, entre los que figuran los marinos.

La patronal señala, así mismo, las especiales condiciones en que desarrollan su labor las gentes del mar, como la existencia de un único ‘núcleo de convivencia’ a bordo, la larga duración de los viajes de los marinos y la disparidad de condiciones de cada puerto.

A causa de estos condicionantes, Anave afirma que se debe «organizar ya la vacunación de nuestros marinos, que como trabajadores estratégicos que son (así lo ha reconocido el gobierno español, la Comisión Europea y Naciones Unidas entre otros) deberían figurar entre los grupos prioritarios de vacunación una vez se termine la vacunación preferente de nuestros sanitarios, mayores y personas especialmente vulnerables».

Anave solicita que la vacunación se realice preferiblemente antes de los embarques y que se eviten «los mismos errores que han impedido, y siguen impidiendo en algunos lugares del mundo, los relevos de las tripulaciones».