La Asociación del Transporte Internacional por Carretera ha mostrado su preocupación por los conductores profesionales que llevan bloqueados dos días a ambos lados del Eurotúnel por el repentino cierre del Reino Unido tras detectarse una nueva variante de coronavirus.

«Es indignante que recibamos palmaditas en la espalda y nos llamen héroes de la crisis del coronavirus y luego se olviden de nosotros en los pasos fronterizos, sin la más mínima atención de avituallamiento de comida y bebida, servicios mínimos y protección policial«, ha asegurado Ramón Valdivia, director general de Astic.

Ante la situación actual, la Asociación ya está en conversaciones con las Embajadas de España en Reino Unido y Francia para saber si los conductores podrán finalmente pasar por los pasos fronterizos de Calais y Dover.

También han solicitado protección policial y atención humanitaria de comida y bebida mientras esperan una respuesta coordinada de la Unión Europea. «Está en juego la salud de nuestros conductores profesionales, sus horas de trabajo, vacaciones y la cuenta de resultados«, ha recordado Valdivia.

Además, desde Astic han vuelto a recordar que a partir del 1 de enero, cuando Reino Unido abandone oficialmente la UE, se necesitarán unos 30.000 aduaneros extras para gestionar las operaciones arancelarias en los pasos fronterizos.

Esto no hará sino aumentar las horas de retenciones sufridas por los más de 10.000 camiones que cada día tratan de llegar a Reino Unido.