En una sentencia dada a conocer esta misma semana, la Audiencia Nacional estima que no existen pruebas de que Atfrie y las empresas que formaban su Junta de Gobierno hayan fijado tarifas de transporte frigorífico.

En julio de 2015, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia impuso una multa de 8,85 millones de euros a doce empresas de transporte frigorífico, así como a su asociación empresarial sectorial por lo que en su momento estimaba diversas conductas colusorias dirigidas a la fijación de precios en este segmento de actividad.

Así mismo, con mayor detalle, la CNMC calculó que los acuerdos directos de fijación de precios tuvieron lugar desde 1993 hasta 2012 y que, además, en este último año se constituyó una empresa franquiciadora para enmascarar las conductas anticompetitivas y, de este modo, eludir una sanción por parte del organismo regulador de competencia.

En su auto, motivado por el recurso interpuesto por Atfrie a consecuencia de la multa ese mismo 2015, la Audiencia Nacional descarta la existencia de pruebas que avalen la existencia de estas prácticas colusorias desde, al menos, desde 2008, con lo que cualquier conducta anterior, de haber existido estaría prescrita.

Consecuentemente, Atfrie acoge la resolución con satisfacción, ya que confirma, como siempre ha mantenido, que la sanción impuesta en 2015 por la CNMC carecía de todo fundamento y, al mismo tiempo, sirve para limpiar el buen nombre de la institución, alejándole de cualquier práctica contra la libertad de mercado.