asamblea-atfrie-baiona-2018

Atfrie ha celebrado su Asamblea anual en la localidad pontevedresa de Baiona

Tras años de estancamiento, algo parece moverse con dificultad y cautela en el terreno de la negociación colectiva en el transporte de mercancías por carretera, que parece atrapada en un modelo laboral que, a juicio de muchos, parece superado.

En los últimos dos meses, Atfrie y UGT han venido negociando un moderno convenio colectivo centrado en la productividad, así como en implantar un régimen homogéneo que iguale las condiciones laborales de las empresas del transporte frigorífico independientemente del lugar en que tenga su sede y, consecuentemente, su convenio colectivo provincial.

Este instrumento de la negociación colectiva, aprobado por mayoría en la última asamblea general de Atfrie, celebrada la semana pasada en la localidad pontevedresa de Bayona, se constituye como un convenio colectivo extraestatutario de adhesión.

Esto significa que, al mismo se unirá cada empresa de manera voluntaria, que no es de rango normativo entre las partes, como cualquier convenio estatutario y que, además, actúa de manera subsidiaria a los convenios de empresa y a los términos de II Acuerdo General de Mercancías, en todo aquello que suponga mejoras para los trabajadores.

El convenio colectivo, que queda pendiente de que las bases de trabajadores de empresas de transporte frigorífico de UGT lo aprueben definitivamente, también queda abierto a que se sume al mismo Comisiones Obreras, si así lo considera oportuno.

Aspectos clave del acuerdo

Entre los términos más destacados del convenio se encuentra la uniformización de las condiciones laborales de los conductores profesionales para eliminar las diferencias existentes entre territorios en cuanto a remuneración del personal, algo que podría considerarse un tipo de competencia desleal en el interior de España, así en como en el hecho de impedir que el factor laboral actúe como elemento diferenciador para la competitividad de las empresas del sector.

Así mismo, se ha acordado establecer una cantidad fija para los tiempos de trabajo, con el fin de impedir que los conductores hagan un mal uso del selector de actividad de los tacógrafos.

Por otra parte, también se introducen cambios en la retribución de los trabajadores, con el fin de premiar la productividad en el sector, aunque siempre respetando la regulación legal de tiempos de conducción y descanso. En este sentido, se establecen nuevos pluses de nocturnidad, de productividad, que premia el rendimiento, y de actividad, para evitar el absentismo laboral.

Además, las dietas quedan prorrateadas por horas, con el fin de garantizar una retribución más justa por este concepto.

Con este acuerdo, las partes buscan atraer a más conductores al sector, a través de una remuneración justa y adecuada a la productividad de cada trabajador, con un instrumento moderno, a través del que se quiere dar respuesta a los retos actuales del sector.