La nueva planta de suturas de B. Braun en Rubí, desde la que la compañía distribuye estos materiales a hospitales de todo el mundo, es la instalación industrial más grande de todo el país automatizada con el sistema AutoStore.

Este sistema, implementado por la multinacional suiza Swisslog, ha permitido duplicar la capacidad de almacenamiento de la planta. Gracias a ello, B. Braun logra una mayor eficiencia y consigue hacer frente a la creciente demanda de suministro de suturas.

La transformación tecnológica ha sido posible gracias a la conexión de la planta de producción con el almacén. De esta forma, las suturas, una vez colocadas en las cajas que el cliente recibe, son transportadas al almacén mediante un sistema que facilita que su ubicación en 30.000 cubetas, para poder ser localizadas y recogidas por robots.

Estos colocan las cubetas una encima de la otra y sin dejar ni un hueco entre las pilas que se van formando, por lo que el espacio disponible queda optimizado por completo, ya que no quedan pasillos de por medio, como en los almacenes convencionales. En todo este proceso de almacenaje intervienen 35 robots.

Antes de este proceso de automatización, los operarios de producción colocaban las cajas de suturas en cartones para transportarlas hasta el almacén, ubicado en otro edificio. Por lo tanto, todo el proceso requería tiempo y recursos.

Los principales beneficios de este sistema automatizado son la agilización en la preparación de los pedidos, la trazabilidad y el ahorro energético.