balearia

Baleària opera en cinco países con 21 rutas y otras tantas delegaciones.

La eficiencia energética de su flota, la digitalización, la expansión internacional y la preocupación medioambiental son los factores que marcan el presente y el futuro de Baleària, cuando se cumplen 20 años desde que la naviera empezara a operar, nacida de las cenizas de Flebasa gracias al impulso de Adolfo Utor.  

Tras 20 años de existencia, la naviera opera en cinco países, cuenta con 21 rutas y 21 delegaciones, dispone de una flota compuesta por 30 buques entre ferries y fast ferries y en el último año ha transportado a un total de 3.700.000 pasajeros y facturó 362 millones de euros.

La expansión en mercados internacionales es uno de los ejes estratégicos de Baleària, que se centra en dos zonas: el norte de África y el Caribe. 

Por lo que respecta a la eficiencia energética de su flota, Baleària viene utilizando desde hace largo tiempo el gas natural licuado como combustible y tiene previsto incorporar a lo largo del 2019 los dos primeros ferries propulsados por GNL que navegarán en el Mediterráneo, así como remotorizar en los próximos años varios de sus buques para que usen esta energía alternativa, mientras que el buque Abel Matutes, cuenta desde el año pasado con el primer generador de energía a gas en un ferry de pasaje en España.

Al tiempo, otro de los retos de futuro para la naviera es la transformación digital, con la implantación de iniciativas tecnológicas que contribuyan a mejorar la experiencia del cliente y la gestión interna, a partir del desarrollo del concepto de smart maritime, con buques y terminales más eficientes, como señala Adolfo Utor, presidente de Baleària.