balearia-napoles

El retrofit del Nápoles arranca en Gibraltar.

Baleària ha empezado los trabajos de remotorización del ferry Nápoles para que pueda utilizar gas natural licuado en los astilleros Gibdock de Gibraltar, donde se realizarán la modificación de los motores y la instalación del tanque de GNL, cuya finalización está prevista el 15 de febrero.

Así, el buque pasará a disponer de motores duales a gas natural licuado y fuel de MAN Energy Solutions, con lo que dejará de emitir 9.113,45 toneladas de CO2 y 871,37 de NOx, mientras que, al tiempo, eliminará totalmente las emisiones de azufre y partículas.

Además, se instalará en el buque un tanque para almacenar GNL con capacidad de 440 metros cúbicos, de la empresa Wärtsilä, que permitirá al buque tener una autonomía de 1.200 millas, mientras que las tuberías de gas serán suministradas por Cryospain, mientras que el proyecto de ingeniería ha ido a cargo de Cotenaval.

La inversión total en esta remotorización asciende a 12 millones de euros, de los que un 20% corresponde a través de los fondos CEF de la Unión Europea.

De igual modo, está previsto que en su buque gemelo Sicilia lleve a cabo también este mismo proceso más adelante, como parte de la apuesta estratégica de Baleària por GNL como combustible. Por otra parte, además del Nápoles, hasta finales de 2021 Baleària tiene previsto sustituir los motores de los ferries Abel Matutes, Sicilia, Bahama Mama y Martín i Soler, y de otro ferry más sin la ayuda de los fondos CEF.

Así mismo, la naviera está ultimando también la construcción de los dos primeros ‘smart ships’ con motores de GNL que navegarán en el Mediterráneo, ya que el Hypatia de Alejandría empezará a operar a principios de 2019 y el Marie Curie unos meses después, así como del primer fast ferry del mundo para pasajeros y carga propulsado con motores duales de GNL.