Yale ya tiene en el mercado una nueva carretilla contrapesada eléctrica que funciona con una batería de ion-litio integrada de alta capacidad.

El modelo, denominado ERP70-90VNL, ofrece carga rápida que le permite recuperar energía durante las pausas de trabajo normales, lo que elimina la necesidad del cambio de batería y agiliza un uso intensivo en las aplicaciones logísticas más exigentes.

Así mismo, la marca estima que una batería de ion-litio Yale puede proporcionar cuatro veces más energía que una batería de ácido plomo antes de su sustitución.

Por otra parte, el sistema de mejora continua de la estabilidad del fabricante de equipos de manutación permite que la carretilla contrapesada ERP70-80VL se pueda desplazar sobre superficies irregulares, apoyando la transición suave entre el funcionamiento en interiores y exteriores.

De igual modo, el diseño del mástil permite que el operario disfrute de una visibilidad excelente a través del mástil, mejorando su confianza durante el transporte y elevación de las cargas., a lo que se une la ergonomía del modelo, mejorada al incluir un espacio en el suelo de la cabina libre de obstáculos, una columna de dirección que infinitamente ajustable y un asiento posicionado de forma óptima con reposabrazos integrado.