El especialista en sistemas de almacenaje Bito ha cumplido 175 años, un hito que Xavier Llinàs, director general para España y Portugal, ha querido recordar destacando el afán de esta empresa familiar por superarse día a día.

Su historia comienza en 1845, cuando el matrimonio alemán Bittman fundó la compañía Leop. Bittman en la ciudad de Idar-Oberstein. Inicialmente fabricaban ornamentos metálicos y elementos decorativos para la industria de la marroquinería, pero a partir de 1935 empezaron a fabricar productos de gran consumo, como filtros de café o cremalleras.

En 1959, Fritz August Bittmann, de la cuarta generación de la familia, se hizo cargo de la dirección de la empresa, que comenzó entonces su andadura en el sector de las tecnologías de almacenaje.

Hoy en día, es uno de los pocos proveedores integrales que desarrolla y fabrica sistemas de estanterías, contenedores, sistemas para preparación de pedidos y transporte para todos los sectores de actividad, manteniéndose siempre a la vanguardia en innovación y tecnología, y ofreciendo el máximo valor añadido al cliente.

Aunque mantiene su arraigo en Alemania, donde se encuentran la sede y las áreas principales, en estos años ha constituido una red mundial con filiales propias que dan servicio a más de 70.000 clientes en diversos países. En el caso de España, la delegación lleva 20 años operando en el mercado local.

Conviene apuntar que en el 91 trasladó su centro de producción a Meisenheim, en Alemania, a unas instalaciones de 45.000 m² en las que se realizan los procesos de corte, perfilado, doblado, estampado, moldeado y pintado. Por su parte, en el 2000, la producción de productos de inyección de plástico se reubicó en Lauterecken.

Crucial durante la pandemia

Actualmente, Bito da servicio a clientes de sectores como el e-commerce, la distribución alimentaria, la distribución farmacéutica, la industria de transformación y la logística, o la del automóvil, entre otros, otorgándoles una visión muy completa de sus necesidades en términos de intralogística y almacenaje.

También está siendo crucial durante la pandemia del Covid-19 para dar apoyo a industrias que están en pleno crecimiento, pues la gestión de stocks y el aumento del tráfico de mercancías se ha multiplicado.

Por ejemplo, empresas como las del e-commerce requieren una gran flexibilidad y capacidad de reacción, con soluciones de picking adaptadas a su actividad. Capaz de ofrecer todo tipo de artículos, componentes y elementos para que la logística sea más fácil, eficiente y segura, el grupo trata de desarrollar propuestas ajustadas a las necesidades de sus clientes.

Tal y como señala Llinàs, su compromiso es dialogar con ellos para obtener su máxima satisfacción y confianza. La innovación y la fabricación se dan la mano en esta empresa que valora como un eje central de su forma de ser y hacer a sus empleados, y cuyo lema, ‘Con historia hacia el futuro‘, condensa perfectamente sus orígenes.